• ¿Es lo mismo incapacidad judicial que minusvalía?


    No. Se considera que una persona tiene minusvalía cuando se le reconoce un grado de discapacidad igual o superior al 33%. Se gestiona a través del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, mientras que la incapacidad judicial supone una limitación en la capacidad de obrar. Esta limitación puede ser total o parcial, requiriendo de un tutor o curador. Se gestiona a través de fiscalía.

  • ¿Es lo mismo incapacidad judicial que incapacidad laboral?


    No. Mientras que la incapacidad judicial limita la capacidad de obrar, precisando de un representante legal en la toma de dicisiones en diversas dimensiones de la vida diaria, la incapacidad laboral suone una limitación en cuanto a la capacidad de desempeñar tareas en el ámbito del trabajo.

  • ¿Es recomendable para todas las personas?


    No. Hay personas que, pese a tener reconocida una discapacidad intelectual, son plenamente capaces de cuidar de sí mismas y no requieren asistencia en este sentido.
  • ¿Por qué es importante tramitar la incapacidad para obrar a personas con discapacidad intelectual?

    Porque es un modo de garantizar su protección en todos los ámbitos de su vida diaria, ya que se trata de un colectivo especialmente vulnerable.En ocasiones, puede ser que el propio individuo no sepa salvaguardar su propia integridad y bienestar, y es necesario que alguien le asista en esta tareas que para el resto de as personas pueden resultar cotidianas y no revestir mayor dificultad.
  • ¿Es necesario que una persona esté incapacitada para hacer uso de otros servicios?


    No. El servicio de tutelas es simplemente un servicio complementario al que las familias pueden acceder si así lo desean, pero no es un trámite necesario para acceder a otro tipo de prestaciones.
  • ¿Puedo tutelar yo mismo/a a mi familiar?


    Sí y podemos asesorarte para que lo hagas sin problema. Es sólo cuando tú lo crees conveniente que la entidad puede hacerlo por ti en el caso de que lo necesites.

Servicio de tutelas

Desde la creación de la entidad, una pregunta viene planeando sobre los familiares de cualquier persona con discapacidad intelectual: ¿Qué sucederá con esta persona cuando yo ya no esté o cuando mi situación o cuando por mi estado de salud u otra circunstancia no pueda hacerme cargo?

Nuestra entidad fue creada a principios de los años 80 precisamente por un grupo de familias que entendían muy bien esta pregunta. Es por ello que, desde ese primer momento adoptaron este emblema como seña de identidad: “cuidado, futuro y calidad de vida”, ya que son éstos los tres pilares fundamentales de apoyos que los padres proporcionamos a nuestros hijos, o los familiares a las personas con discapacidad intelectual:

CUIDADO: Es decir, todas aquellas necesidades básicas que todo ser humano necesita, como alojamiento, manutención, cuidado de la salud, etc.

FUTURO: Todos aquellos recursos que las personas necesitan para tener un porvenir y desenvolverse en la vida con la autonomía de cualquier persona adulta (conocimientos, estudios, trabajo…).

CALIDAD DE VIDA: Aquellas actividades que inciden sobre nuestra felicidad como individuos realizados (deporte, entorno social, ocio, vacaciones, etc.).

ADISLAF toma el testigo de las familias cuando éstas se lo solicitan, proporcionando cuidados mediante nuestros programas asistenciales, residencias, centros ocupacionales y de día, atención sociosanitaria integral, etc., futuro mediante nuestros programas educativos y centros especiales de empleo y calidad de vida, a través de nuestros programas de ajuste social, de ocio y tiempo libre o de vacaciones, así como nuestro centro de creación artística.

Este programa es totalmente gratuito para las familias.

Programa de interés social financiado con cargo a la asignación tributaria del IRPF, con una cuantía de 30.411,39 €.
ibercaja_Mesa de trabajo 1
CAIF HColor